¿Existe una amplia variedad de sillas de oficina, pero ¿cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades?

En esta guía vamos a darte algunos consejos básicos que esperamos que os puedan ser de utilidad y ayudaros en vuestra compra. ¡Empezamos!


Las sillas de oficina se encuentran divididas en 2 grandes bloques en función de su uso: las sillas para uso profesional y las sillas para uso doméstico. Una de las primeras decisiones que vamos a tener que tomar antes de comprar nuestra silla es que tipología se adapta mejor a nuestras necesidades.

Las sillas para uso doméstico, son sillas ideales para el trabajo en casa, son perfectas para usarlas como silla de escritorio o de oficina en el hogar, pero no están diseñadas para un uso prolongado. Son sillas generalmente bastante simples, con pocos mecanismos de ajuste y que podemos encontrar en grandes superficies o en tiendas de hogar.

Se tratan de sillas de oficina que pueden ser interesantes principalmente desde el punto de vista económico y también desde un punto de vista de diseño ya que se trata de sillas de oficina donde el componente estético es importante y suelen ofrecer una amplia variedad de colores y diseños.

El confort y la variedad de ajustes en este tipo de sillas en general es bastante limitado, pero si el uso que vamos a darle es poco frecuente (unas 4 horas diarias) y no deseamos invertir demasiado dinero entonces si pueden ser una opción interesante.

Las características principales que encontramos en las sillas de oficina domésticas son:

  • Regulación de altura mediante pistón de gas
  • Por lo general los brazos son fijos, sin soporte lumbar
  • Regulación de la tensión de inclinación
  • Equipadas con Mecanismo basculante o mecanismo standard

VENTAJAS

  • Precio bajo
  • Variedad de colores, diseños

INCONVENIENTES

  • No recomendadas para jornadas de trabajo prolongadas
  • Mas limitaciones de ajuste, menos confort

En el otro lado de la balanza tenemos las sillas para uso profesional o intensivo. Son las sillas de oficina que encontramos en la mayoría de las empresas, aunque con la irrupción del teletrabajo cada vez es más habitual encontrarlas no solo en ambientes de oficina sino también en hogares para uso doméstico

Una de las principales diferencias son sus componentes y materiales que son de una mayor calidad ya que deben soportar un mayor desgaste que las sillas de uso doméstico permitiendo jornadas de trabajo más largas de 8 o más horas diarias.

Por lo general las sillas para uso profesional tienen un coste superior a las sillas de uso doméstico ya que cómo hemos comentado anteriormente sus materiales y componentes son de una mayor calidad.

Las características principales que encontramos en las sillas de oficina profesionales son:

  • Mecanismos de basculación sincronizados o relax
  • Brazos regulables
  • Asientos con soporte dinámico
  • Amplias opciones de ajuste tanto en respaldo como en el soporte lumbar o el asiento

VENTAJAS

  • Mayor calidad, confort
  • Amplia variedad de ajustes

INCONVENIENTES

  • Mas caras
  • Diseños más sobrios

Algunos fabricantes confunden a los usuarios vendiendo sillas de uso doméstico como si fueran sillas profesionales, un truco para distinguirlas fácilmente es por sus certificados, las sillas profesionales tienen la certificación Aenor EN1335:1,2: 2019 para asientos de uso profesional.

Dentro de las sillas de oficina profesionales encontramos las sillas de oficina ergonómicas las cuales disponen de mayor número de ajustes que las sillas de oficina convencionales. La particularidad de esta tipología de silla es que permiten adaptarse al movimiento del cuerpo reduciendo la fatiga y el estrés e incluso aumentando nuestra productividad. Por este motivo son especialmente recomendables en el mundo profesional ya que las jornadas de trabajo suelen ser más largas.

Sin duda es aconsejable invertir en sillas de oficina mas sofisticadas. Invertir en una buena silla ergonómica es invertir en salud y además puede ayudarnos a mejorar nuestra eficacia en el trabajo diario.


Elegir el mecanismo adecuado

Otro de los aspectos que más inciden a la hora de elegir una silla de oficina es el tipo de mecanismo. Existen una amplia variedad de mecanismos para sillas de oficina: algunos ofrecen una amplia variedad de ajustes, otros son más limitados y otros son más específicos para determinados tipos de trabajo.

Si deseas más información sobre los diferentes tipos de mecanismos que existen en el mercado te invitamos a leer este articulo tipos de mecanismos para sillas de oficina

Es aconsejable que el mecanismo disponga de al menos una posición de bloqueo, de esta manera podremos trabajar más cómodamente ya que podremos dejar el respaldo fijo sin que este oscilando continuamente. Si esto no es posible siempre podemos ajustar la basculación con el regulador de tensión que hay debajo del asiento, pero asegúrate bien de que la silla de oficina que has elegido ofrezca al menos una de estas opciones.

La regulación de altura de la silla también es otro punto que deberemos tener muy en cuenta ya que no todas las personas somos iguales ni todas las mesas de oficina tienen la superficie de trabajo a la misma altura. Por ello es muy importante que nuestra silla disponga de regulación de altura para poder para poder trabajar de una forma cómoda, apoyando los dos pies en el suelo en un ángulo de 90 grados.

Tipos de brazos

Por otro lado, los brazos en cualquier silla de oficina también son muy necesarios. Dotar a una silla de brazos permite reducir la tensión que sufre el usuario a nivel de codos, omoplatos y espalda.

Diferentes estudios de ergonomía avalan que trabajar con los brazos apoyados aligerar la carga de los discos vertebrales ayudando a mantener una postura más saludable.

Los brazos para sillas de oficina se encuentran divididos en 2 grandes grupos, los brazos fijos y los brazos ajustables o regulable. Siempre que podamos nosotros siempre aconsejamos comprar sillas con brazos ajustables ya que se adaptarán mejor a nuestra forma de trabajo y además de esta manera evitamos chocar con el borde de la mesa. Existe también una amplia variedad de brazos ajustables según el nivel de ajuste. Los brazos ajustables más sencillos son los de 1 dimensión que permiten al usuario regular el brazo en altura. Hay otros brazos mucho más sofisticados que encontramos principalmente en sillas ergonómicas donde podremos regular el brazo hasta en 4 dimensiones. (altura, ángulo, ancho y fondo).

La importancia del reposacabezas

Independientemente de que seamos altos o bajos nosotros siempre aconsejamos comprar una silla con reposacabezas. Este, puede venir integrado dentro del propio respaldo o bien puede ser un elemento aparte, pero es aconsejable di>sponer de un soporte en el que apoyar la cabeza cuando estamos sentados. Gracias al reposacabezas conseguimos una sentada mucho más completa descargando la presión sobre cuello y hombros.

Por otro lado, el respaldo tiene que permitir apoyar la espalda correctamente sin que el borde del asiento presione la parte posterior de las piernas y además tanto la altura del asiento como la inclinación del respaldo deben ser regulables estando sentado sin necesidad de levantarse para accionar ningún mecanismo


En sillas gaming de nueva generación existen algunos brazos que pueden regularse hasta en 5 dimensiones. Esta es una característica muy novedosa que permite al jugador doblar el brazo facilitando el control de los mandos. Otra característica también muy necesaria en cualquier silla de oficina es el reposacabezas.

Existe la creencia popular de que los reposacabezas son aconsejables solo para las personas muy altas, pero desde Ofichairs te aseguramos que es rotundamente falso. Puedes estar seguro/a que disponer de un soporte en el que apoyar la cabeza cuando estamos sentados nos permitirá trabajar de una forma mucho más saludable.

Ruedas adaptadas a la superficie de trabajo

Otro aspecto muy importante y que a menudo no prestamos tanta atención son las ruedas. Es fundamental que nuestra silla de oficina disponga de buenas ruedas para poder trabajar de una forma más dinámica, favoreciendo los desplazamientos. También es recomendable que estas estén adaptadas al tipo de superficie en el que vamos a trabajar.

Las ruedas con rodadura dura son más aconsejables en superficies duras tipo baldosa. Las ruedas con rodadura blanda funcionan mejor en suelos más delicados tipo baldosa o moqueta ya que dejan menos marca. Según el diámetro de la rueda encontramos ruedas de diámetro 50, 60, 65 mm este es un aspecto principalmente estético, una rueda más grande no implica que sea mejor que una más pequeña.

Bases de nylon o aluminio

Por lo general las sillas de oficina utilizan bases de 5 radios ya que son las que ofrecen una mayor estabilidad al usuario. Existen varios tipos de bases, su diferencia radica principalmente en el material utilizado para su fabricación encontrando 3 categorías: las bases de nylon , las metálicas y las de aluminio.

Existe la creencia popular de que las bases metálicas o de aluminio son más resistentes que las de nylon. Esta afirmación aunque a veces si se cumple no tiene que ser siempre así.Es cierto que generalmente las bases metálicas son más resistentes pero hoy en día también encontramos bases de nylon con fibra de vidrio que ofrecen una resistencia superior.

Las bases que encontramos en las sillas de alta gama normalmente son fabricadas en aluminio. El aluminio es un material noble muy resistente y además mucho más ligero que el hierro con lo cual permite desplazarnos con la silla de una forma mucho más cómoda y a la vez ofrece unos niveles de resistencia muy altos.


Hasta aquí nuestra guía básica sobre cómo elegir la silla de oficina más adecuada, esperamos que os haya podido ser de utilidad para elegir la que será futura silla de oficina. Si tenéis cualquier duda por favor no dudéis en contactar con nosotros por chat, email o a través de redes sociales y con mucho gusto os ayudaremos a resolverlas.