¿Te cuesta concentrarte en un proyecto? Te mostramos aquí 4 técnicas de concentración para el trabajo con las que podrás aumentar tu productividad.

Uno de los grandes males que han traído consigo las redes sociales, internet e incluso previamente la televisión es que nos distraemos con extrema facilidad. Nos cuesta cada vez más centrarnos en lo que tenemos entre manos, hacemos scroll en Instagram sin ser apenas conscientes de lo que estamos viendo y las marcas tienen cada vez más difícil llamar nuestra atención. 

Esto por supuesto no solo afecta al mundo empresarial, donde la competencia es cada vez más alta, sino en terrenos más llanos como la productividad en nuestro día a día. Hay quienes tienen la suerte de poder aislarse y concentrarse tanto que pierden el sentido del tiempo, pero lo normal es que el común de los mortales no sepamos cómo hacerlo para mantener nuestra atención fija en un punto

Lo primero que vamos a hacer es desmentirte un mito: la atención no es eterna, como algunos tratan de vender. De hecho, es bastante limitada. 

Hay estudios que afirman que el máximo tiempo de atención seguido que puedes lograr está en aproximadamente hora y media. Después de eso, tu cerebro necesita distraerse de lo que estés haciendo. Lo habrás notado mil veces durante tu etapa escolar y en la época laboral esto se acentúa aún más. 

¿Qué puedes hacer al respecto? Muchas cosas, aquí te daremos a continuación 4 técnicas de concentración para que puedas aumentar tu productividad en el trabajo. ¡Apúntalas bien!

Técnicas de concentración para el trabajo

Hazte con un objeto que puedas manipular inconscientemente

Una pelota de goma, un bolígrafo, cualquier cosa que puedas toquetear mientras estás enfrascado en una reunión o formación hará que te cueste mucho menos concentrarte en lo que te están diciendo. Surte el mismo efecto si tomas apuntes.

¿Por qué ocurre esto? Porque tu cerebro va acumulando tensión y a medida que el tiempo pasa necesita «desahogarse» en otro entorno de forma pasiva. Si le das a tu cerebro esa distracción, sea escribiendo o tanteando un objeto cualquiera, verás que esa tensión disminuye y podrás concentrarte mejor en lo que te están diciendo. 

Comienza siempre con las tareas más complicadas

Seguro que has oído hablar alguna vez la diferencia entre importante y urgente. Las tareas importantes son aquellas que deben ser realizadas por el alcance de sus efectos, por su relevancia y por el interés a largo plazo que puedan acarrear. Las tareas urgentes son aquellas que surgen cuando hay una crisis, el deadline está cerca o hay prisas mal resueltas por no haber realizado las tareas importantes cuando se requería. 

A menudo, las tareas importantes son siempre las que más energía nos demandan, por eso es recomendable que comiences siempre el día realizando aquella tarea que ves más difícil para ti. Estarás más fresco para lidiar con ella y así puedes dedicarte después a otras labores que demanden menos esfuerzo.

Divide los grandes proyectos en pequeñas partes

Todos nos hemos sentido abrumados cuando nos han puesto sobre la mesa un proyecto de grandes dimensiones en el que no sabemos ni por dónde empezar.

Técnicas de concentración para el trabajo

Lo habitual ante estos casos es encontrarte con que se empiezan a mandar quehaceres rápidamente, la organización es un caos y probablemente te encuentres con una lista de to dos que no puedes abarcar. 

Ante esto hay una solución muy simple: coge ese proyecto, un papel y un lápiz. Después, escribe la acción inmediatamente posterior que debes realizar en cuanto a este proyecto. Una vez acabada, describe la siguiente, la siguiente y la siguiente. Así sucesivamente. Verás que haciendo esto aumentará tu motivación y hará que te enfrentes a ese proyecto con mayor ímpetu.

Emplea la técnica del Pomodoro

En otro post ya te comentamos los beneficios de utilizar la técnica del Pomodoro durante el trabajo. Básicamente es dividir tu tiempo de forma ordenada en intervalos de 25 minutos y 10 minutos. Durante 25 minutos estarás dedicado al máximo a la tarea que tengas entre manos. Después, descansarás 10 minutos.

Repetirás este proceso hasta cuatro veces, lo que se llama comúnmente como «hacer pomodoros». Una vez hagas el cuarto bloque de 25 minutos es recomendable que hagas una pausa más larga, de aproximadamente 30 minutos para despejarte y relajarte hasta que tengas que afrontar la siguiente tarea.

¿Te han resultado útiles estas técnicas de concentración para el trabajo? Estamos seguros de que una vez las pruebes comenzarás a ser más productivo durante tu jornada laboral. No olvides que además de contar con estas técnicas, es importante que inviertas en mobiliario de calidad para no resentir tu salud si pasas muchas horas sentado.

En Ofichairs somos expertos en sillas de oficina, sillas gaming y sillas ergonómicas donde el tiempo se te pasará volando sin que te des cuenta. 

Visítanos ahora en nuestra web de Ofichairs y aprovecha todos nuestros descuentos. ¡Nos vemos allí!