Ergonomía en la oficina: claves

may 13, 2020

¿Qué es la ergonomía?

La ergonomía se encarga del diseño de los lugares de trabajo para mejorar la relación de las personas con su entorno durante su actividad laboral. Está demostrado que cuidar las necesidades de los trabajadores y los espacios de trabajo aumenta la eficiencia del trabajador. Pero también previene diferentes enfermedades asociadas al trabajo de oficina.

Además una buena ergonomía nos ayuda a mejorar la motivación y disminuye la fatiga en el trabajo. La ergonomía en la oficina es un reto importante por el bien común: crear un ambiente de trabajo más cómodo y saludable. De esta forma podremos mejorar el bienestar general y disminuirán las bajas motivadas por problemas de espalda, por ejemplo. ¡Todo son ventajas!

ERGONOMÍA EN LA OFICINA

El trabajo de oficina es, en su mayor parte, un tipo de trabajo sedentario. Se caracteriza por mantener una posición estática y generar movimientos repetitivos. Se suele tener un puesto de trabajo y una silla asignada. Este tipo de esfuerzos repetitivos provoca toda una serie de problemas como el síndrome del túnel carpiano, el dolor de cabeza o el dolor de espalda.  Pero también problemas de concentración causados por la fatiga ocular y sequedad de ojos.

Ergonomía en el trabajo de oficina: postura correcta

Y es que la posición sentada no es natural para nuestro cuerpo. Estamos diseñados para estar en movimiento. Por eso largos tiempos sentados provoca molestias y puede acabar desarrollando problemas crónicos. En la posición de pie la columna mantiene una forma natural de doble "S" que aporta equilibrio al cuerpo. Al sentarnos perdemos esa postura de "S", por eso es importante disponer de entornos de trabajos regulables que se adapten a las necesidades del usuario. Es importante también tener bien puestas las piernas y los brazos para evitar fatiga muscular.

El mobiliario utilizado en la oficina es clave para una buena ergonomía.  Por eso estos pasan a ser esenciales para nuestra salud no ya por su imagen si no por contar con un diseño ergonómico pensado para ayudarnos a adoptar una postura correcta en todo momento y evitar posiciones que pueden provocarnos lesiones a largo plazo incluso de carácter muy grave.

La ergonomía en el trabajo de oficina es fundamental y en cada puesto de trabajo se deben tener en cuenta: la postura, la toma de informaciones visuales, la tarea a realizar y el alcance manual de los objetos o mandos.

MOBILIARIO REGULABLE

Las sillas de oficinas deben ser giratorias para proporcionar una mayor movilidad sin forzar la postura. La silla debe ser estable con un buen respaldo que proporcione un apoyo en la zona lumbar. Para mejorar la ergonomía en el trabajo de oficina es conveniente que las sillas tengan reposabrazos y ruedas para que el usuario se mueva para acceder a cajones, mesas supletorias, etc. y no tenga que hacer esfuerzos.

Las mesas deben ser amplias. De este modo, además de tener espacio para la documentación, la pantalla y el teclado se pueden colocar en un lugar adecuado. Si quieres mejorar la ergonomía en el trabajo de oficina es importante incorporan el reposapiés cuando las sillas no son regulables. Una solución habitual consiste en utilizar mesas más bien altas y combinarlas con sillas regulables en altura. El tablero debe ser delgado para no restar espacio libre a las rodillas. El espacio entre el tablero y el suelo debe ser mayor de 65 cm. Es importante disponer de un espacio mínimo para las piernas y los muslos, de modo que no interfieran con ningún obstáculo. El espacio libre para las rodillas debajo del tablero debería ser por lo menos de 60 cm de ancho y 45 de profundidad.

Para lograr la mayor ergonomía en el trabajo de oficina hay que tener en cuenta las interacciones del usuario con el puesto de trabajo informático y cuidar la relación de los pies con el suelo, las manos y brazos con el teclado, los ojos con la pantalla y los documentos empleados y las espalda y las nalgas con la silla.

El teclado debe estar ubicado a la altura correcta. De lo contrario, pocos cm de diferencia pueden imponer posturas incómodas para las muñecas, el cuello o los hombros. El desorden del manojo de cables que arrastran el ordenador, el teléfono y las lámparas, puede paliarse, y así se recomienda, dotando a la mesa de un canal de cableado que albergue todos esos hilos, y que vaya provisto de enchufes que se conectarán a la red a través de un solo cable.

Los reposabrazos son muy importantes puesto que los brazos deben descansar en un apoyo confortable. Cuando no hay reposabrazos, o cuando el teclado está bajo, una solución adecuada es disponer de reposamuñecas, un elemento del agrado de muchos usuarios de ordenador que mejorará la ergonomía en el trabajo de oficina.

En el caso de los muebles de archivo, el acceso a los ficheros tiene que ser cómodo y rápido. Por ejemplo, el mueble archivador debe estar en el mismo puesto de trabajo. Los documentos se deben identificar rápidamente; es decir, las carpetas necesitan un pequeño espacio para determinar la información que tratan. Lo ideas es conservar los ficheros correctamente y el mobiliario debe estar pensado para un posible crecimiento del archivo.

Parece que las actividades que se desarrollan en la oficina no tengan riesgos ergonómicos ya que no se realizan cargar físicas. Pero la ergonomía en la oficina es igualmente muy importante ya que ayuda a evitar riesgos físicos provocados por las malas posturas. Esperamos que este artículo os ayude a mejorar la ergonomía en la oficina.

Añadir un comentario

 (con http://)